AGUJETAS

¿Tener agujetas es un buen síntoma? ¿Qué debo hacer?

Todos reconocemos la sensación que produce tener agujetas, hay muchos deportistas que creen erróneamente que es indicativo de la realización de un buen entrenamiento y en el caso de no sentirlas piensan que no lo han hecho correctamente. Pues no es cierto.

¿Que son las agujetas?

Llamadas técnicamente dolor muscular de aparición tardía (DMAT), son el resultado de microrroturas de las fibras musculares que han participado en la acción muscular. El principal causante suele ser el trabajo muscular excéntrico.

Esto es provocado por someter al musculo a una intensidad de ejercicio a la cual no está acostumbrado. Por ello las agujetas pueden manifestarse en cualquier persona independientemente de su estado físico. Sí que es cierto que aparecen con más intensidad cuando hacemos ejercicio después de un periodo de baja o escasa actividad física.

El dolor alcanza su mayor intensidad a las 48h y puede permanecer varios días. El cuerpo reconstruye las fibras dañadas haciéndolas más fuertes y resistentes y mejorando muscularmente.

¿Debo entrenar con dolor?

Pues siempre aplicaremos el sentido común. Hay que saber diferenciar entre el dolor de las agujetas y el dolor de una posible lesión. En caso de que no sepas lo que es, para.

Tener dolor después de un entrenamiento no es indicativo de que el musculo está creciendo o fortaleciéndose. Si la actividad física se realiza de forma habitual, lo normal es que el cuerpo se vaya adaptando a la situación y las agujetas aunque seguirán estando presente, serán de menor intensidad y duración.

Como prevenir o remediarlas

Quien no ha escuchado la teoría del acumulo del ácido láctico y posterior cristalización. Se aconsejaba beber agua con azúcar para remediar los efectos, pero aunque la teoría se ha mantenido durante muchos años se ha demostrado que no es así:

  • A través del microscopio no se han encontrado dichos cristales
  • Las personas que sufren una enfermedad llamada McArdle, incapaces de producir ácido láctico, también sufren de agujetas.

Otra teoría es que estirar después de realizar el ejercicio físico, evita tener agujetas, y tampoco es verdad. Sí que ayudan a la recuperación muscular pero en ningún caso las evita.

Por lo tanto, déjate de remedios naturales. En Physios centro de fisioterapia y recuperación te aconsejamos:

Prevención:

  • Si hace mucho tiempo que no realizar actividad física regular, entrena con suavidad aumentando progresivamente la carga.
  • Dale tiempo al musculo para que se adapte, recuerda que el efecto álgido de las agujetas es a las 48h.
  • Realiza un calentamiento antes de la actividad.

Tratamiento:

  • Aplica frío y masaje en la zona de molestias. Esto ayudara a disminuir la sensación de dolor.
  • Continua el ejercicio pero de forma más moderada y progresiva. Aumenta la temperatura muscular antes del esfuerzo sobre todo con ejercicios concéntricos y de forma paulatina
  • Ducha de agua fría después de la actividad
  • Realiza estiramientos de la musculatura afectada hasta el límite del dolor.